lunes, 10 de agosto de 2015

Las personas maduras



Es muy curioso que hasta la edad se haya mercantilizado en los últimos años, las personas maduras ya no interesan porque no venden, pese a ello son un buen objetivo para ofrecerles un buen producto, la eterna juventud. Así hemos olvidado miles de años de Historia para ensalzar una nueva virtud artificial y despreciar el que ha sido por siempre el valor más respetado.

Envejecer es un grave pecado pues lo único realmente importante es que carezcas de arrugas, aunque para ello haya que convertir el rostro en una especie de sucedáneo gatuno. La escasez de neuronas no está penalizada por la sociedad consumista básicamente porque no se vende ningún producto capaz de aumentarte la inteligencia pero sí que puedan disimular las marcas que el tiempo y las experiencias vividas han dejado en el rostro.

Por eso a veces siento envidia de las sociedades orientales en donde la madurez sigue siendo un valor en alza y la experiencia la más inmaculada de las virtudes terrenales. Quizás por eso las mujeres chinas se conservan mucho mejor que las occidentales, porque aceptan las marcas de la existencia y no luchan contra ellas (sin ir más lejos la mujer de la foto tenía 117 años cuando la retrataron).

 En fin, dejo esto que tengo que ponerme mis cremitas pues ya me estoy viendo una pequeña arruga en el entrecejo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada